sábado, 6 de septiembre de 2008

.algo

4 comentarios:

yo mismo dijo...

el invierno acaba por allí abajo... y lo digo porque aquí el otoño empieza a soplar como el que quiere abrirse un hueco para saludar a un viejo amigo. poco tendrás que aguardar... y la gente... en fin: tu mundo es lo suficientemente grande como para olvidarte de los demás, ¿no crees?

"soplos vacíos de gente inocente, inmortal e ilusa..." ( :o )

G. dijo...

Esto es la otra cara de la misma moneda del lado de allá (Y este lado es el de acá porque es en donde estoy ahora... No soy Rayuela).

besos.

Jor dijo...

Quiero verte! No puedo esperar para darte ese abrazo.

Gracias por la amistad que me brindas, desinteresada y sincera. Gracias porque se que estamos aunque no estemos cerca. Y gracias, por sobre todas las cosas, por ser la mina que sos.


Ámote querida amiga.

Pyscho Poet. dijo...

Está lloviendo en mi ciudad. Y yo me acordé de este blog.
Definitivamente es uno de esos días en que prefiero que a la gente se la lleve el viento.

Saludos!