jueves, 8 de enero de 2009

.todoloanchodelrío

"(...)obnubilante,
desde el silencio"

Hay una ciudad que me habita... dije una vez, muchas veces. Hoy hay una ciudad que me recibe con los brazos, las esporas y los oídos abiertos. Me acuna en su lluvia de jueves, en sus madrugadas con vientito y amigos propios y ajenos.
Da mucho... más de lo que merezco, tal vez. Da mucho esta lluvia paranaense que me trata como parte de la familia, como parte del círculo de amistades, como si siempre hubiera estado y a la vez como si cada segundo fuera la primera vez, con el entusiasmo y las ganas y el cariño que una no puede más que agradecer.
Hay voces que llegan, pasan, se quedan. Demasiadas emociones que golpean los cristales de esta vida apenas usada y compartida.
Hay una compañía incondicional y alegre, que pregunta por el bienestar a cada minuto y en ello entrega todo...
Hay poemas esperando ser leídos, hay ropa tendida en la cuerda, secando los sueños que en otra madrugada creíamos eran solo eso.
Hay ropa secándose en la cuerda que atraviesa todo lo ancho del río. Hay mi fe en esto, en ella, en mí (a pesar de todo)
Hay una ciudad que me habita, con su música y sus habitantes risueños.
Tengo una casa en otro lugar.
Soy feliz.

2 comentarios:

g. dijo...

Yo sabia que por algún lado ibas a aparecer estos días.
Qué lindo lo que decís... ¿llovió?
Pero qué lindo; hasta cuando te pones confesional y sentimental escribis con ese "estilo" que te hablo.

Ah, te dejo una cita (Más bien lo que recuerdo de memoria) que ilustra una de nuestras charlas y, además, sirve para su amiga Jor que es entrerriana:

Los entrerrianos somos o poetas o bandidos.
SAER; La grande.

Saludos a los tres.

lado a dijo...

no hay nada que me alegre más que verte así de feliz, a pesar de todos los temporales. te adoro.