jueves, 5 de febrero de 2009

• I

Y la noche se rompe,

en veinte pedazos, en mil

de astillas se llena el cielo,

las estrellas.

De astillas y de bocas,

rojas, impunes,

hermosas bocas rojas.

Dándose lo que no les pertenece

llenando de roce,

la soledad que los habita.

Radiante noche,

que los anida,

desnudos de cuerpo y alma.

5 comentarios:

Jor dijo...

Y que quieren... Llueve...

yo mismo dijo...

precioso :) como siempre. ya lo echaba de menos. qué bien haber terminado los exámenes... en cuanto me recupere le echo un vistazo a tooodo lo que habéis estado escribiendo en mi ausencia.

me encantaron estas palabras, tan bien hiladas, tan hermosas... la noche, las bocas, las estrellas... el verano que aún calienta :)

un besito.

Eclipse dijo...

me encanta que te pasen ciertas cosas!
comparto tu alegría.
comparto esta lluvia que te sienta tan bien...

Suaznabar dijo...

Lindo, me gustó.
Me gusta pensar en que la noche puede estallar.

Quiero lluvia.
Quiero.

TUITA dijo...

Muy bonito!!.