domingo, 22 de febrero de 2009

.tu casa


Tu casa
limpia.
¿A qué versos sosegados
entregaste las llaves?
¿En qué filo nocturno
dividiste tus culpas?
Tu casa
enterrada
limpia.
Palpitan baldosas
que sangran de frío
y succionan
mi fresca costumbre de talones.



3 comentarios:

Jor dijo...

Vi la foto y sonreí.

No puedo hacer otra cosa con tantos recuerdos.


Que bueno que unos versos hayan salido de esos dedos flaquitos e inspiradores :)

yo mismo dijo...

hermosa foto. una de esas casas de colores que no se ven estas latitudes, mucho más tristes, más grises...

y unos bonitos versos que la acompañan :)

un beso.

g. dijo...

Me gusto mucho el poema.
No creo que haya más que decir; porque cuando lo leí me llegó a lo más profundo, pero no sé porqué ni me interesa llegado al caso; ya que es muy lindo.

(Yo, poniéndome poco a poco al día)