miércoles, 19 de mayo de 2010

.expresionismo

Pinchacitos que hidratan el día. La cuatricromía de mi vida se borronea en un día rutinariamente extraño, no por lo raro sino por lo ajeno a mí.
Y sin embargo la adrenalina de levantar la mano bien alto para manifestar una opinión, las palabras de alguien calificado amparando mi trabajo, ese amor platónico digno de un análisis psicoanalítico.
Una mirada desde la ventana que atraviesa las discusiones gremiales y se enreda en mis rulos absortos por la humedad, esa soberbia que clava los ojos en mi precariedad desafiante, en mi valentía al hablar, al desnudarme, al sostener mis propias palabras.
'Expresividad y expresionismo, así con minúsculas', sentencia el hombre de barba espesa y honda sabiduría, augurándonos un año de experiencias casi epidérmicas.
Lo celebro con una sonrisa en los ojos y las gotas imperceptibles que me acompañan a casa.

6 comentarios:

Anna O. dijo...

contale a la gente la otra cara de la moneda , chee!

Eclipse dijo...

shhhhhhh
mirá que yo digo que sos una cumbierita intelectual!

Eclipse dijo...

además, si cuento la otra cara de la moneda, nadie me creería!

Anna O. dijo...

mirá que la que está tildada de cumbiera intelectual sos vos! no me hagá hablá!
no es tan increíble ...la historia , digo.

Eclipse dijo...

jajaja, pero vos nos sabés que yo tengo una reputación bien cuidada? eso haría que nadie crea la otra cara de la moneda! y así debe ser!
si te referís a mi amor platónico, lo digo con nombre y apellido, igual (esto en sentido figurado, porque no me acuerdo de su nombre completo)
y suspiro al final!

Alexander Strauffon dijo...

Tu blog es una pieza muy curiosa y entretenida.