martes, 5 de mayo de 2009

.cuerpo

Toma el taxi de regreso
le duelen las manos
el frío duerme, cual mendigo,
entre sus huesos.
Hay un rastro de luz
que cuelga
peligrosamente
de sus dedos.
Tiene miedo a secarse
demasiado temprano
demasiado ajena
demasiado anónima
demasiado cuerpo
levantando sospechas,
oliendo mal
en un cuarto barato.
El taxi huye entre las calles
con su cuerpo dentro.
Demasiado tarde
demasiado cerca
demasiados nombres
le bautizan el insomnio.

mayo 2009

3 comentarios:

Jor dijo...

"demasiados nombres
le bautizan el insomnio."

Me heló esa frase. Genial amiga, simplemente genial. Uno de esos poemas oscuros y sinceros hasta la médula que hacen que uno se movilice.

teadoroyadoroquehayallovido :)

yo mismo dijo...

me encantó esa forma de alejarse. siempre he pensado en ese momento... en el del adiós, quizá sólo por hoy, quizá para siempre. y una mezcla extraña de sentimientos. de olores. de colores...

como dice jor... es genial. qué hacer...

un beso.

g. dijo...

Me pareció realmente un microcuento en verso, tiene momentos realmente muy lindos como el que cito Jor.

Saludos a todos.