domingo, 26 de octubre de 2008

•Tus canciones

No preguntes
cuántos espejos
me encandilaron hoy
Tu noche de excesos
Tu feria de besos
Tu cara en la hora del té


Vos podés darme días
que tengan tus canciones


(Lisandro Aristimuño, ideal para estos días de lluvia)

3 comentarios:

Eclipse dijo...

SI, creo en las CASUALIDADES. porque el misterio a veces está bueno... porque prefiero no enterarme por qué pasan algunas cosas.
algo pasó, que me hizo leer esto mientras escuchaba esa canción.
algo. no me digas, por favor no me digas, qué.
ámote.

Pyscho Poet. dijo...

Más que especial diría yo.
Qué hermoso poema.

Mis saludos, personas encargadas de este bello blog.

(Siempre que llueve (*) paso por acá).

(*) Amo que llueva.

Dolores Eidán dijo...

alguna vez leí: "Desde niña he pensado que la lluvia debe sentirse muy sola, cuando al precipitarse sobre la ciudad, observa con desconcierto, cómo los asustados peatones buscan presurosos un refugio para protegerse de ella"

y la transcribo acá, porque de la lluvia se trata...

saludos!